¿Qué son los aceros corrugados en construcción?

Acero corrugado

El acero corrugado es un material utilizado en la construcción para brindar refuerzo a las estructuras de hormigón armado. Se trata de barras de acero laminado con resaltos en su superficie que mejoran la adherencia con el concreto y permiten su fácil manipulación. Este tipo de acero tiene propiedades como la alta resistencia, ductilidad y maleabilidad. Se utiliza en diversas aplicaciones de la construcción para proporcionar seguridad y resistencia a las edificaciones. ¡Hoy exploraremos en detalle el proceso de fabricación del acero corrugado y sus principales características, tipos y usos que lo hacen un material ideal para a la construcción!

Proceso de fabricación del acero corrugado

El acero corrugado es un material ampliamente utilizado en la construcción debido a su resistencia y durabilidad. Conocer el proceso de fabricación del acero corrugado nos permite comprender cómo se obtienen las barras y varillas que se utilizan para reforzar las estructuras de hormigón armado.

El proceso de fabricación del acero corrugado comienza con la palanquilla de acero, que se transporta a un horno a alta temperatura. Los lingotes se calientan hasta alcanzar un estado rojo vivo y luego se enfrían rápidamente para eliminar el óxido y mejorar la calidad del acero.

Luego, los lingotes pasan por una serie de rodillos horizontales y verticales en un proceso conocido como laminación. Estos rodillos moldean y enfrían los lingotes al mismo tiempo, dando forma a las barras y varillas de acero corrugado.

El proceso de laminación es controlado y computarizado, lo que permite obtener barras y varillas con las características deseadas, como la resistencia a la tracción y la adherencia con el concreto. Una vez finalizado el proceso de fabricación, las barras y varillas de acero corrugado están listas para ser utilizadas en la construcción de diversas estructuras.

Proceso de fabricación del acero corrugado:

  1. Transporte de palanquilla de acero al horno a alta temperatura.
  2. Calentamiento de los lingotes hasta alcanzar un estado rojo vivo.
  3. Enfriamiento rápido para eliminar el óxido y mejorar la calidad del acero.
  4. Paso por rodillos horizontales y verticales en un proceso de laminación.
  5. Moldeado y enfriamiento simultáneo de los lingotes para obtener las barras y varillas de acero corrugado.
  6. Control y computarización del proceso para obtener las características deseadas.

Lee también: PTR vs Tubular: ¿Cuál es la Mejor Opción para tu Proyecto?

acero corrugados

Características del acero corrugado

El acero corrugado tiene varias características que lo hacen ideal para su uso en la construcción. En primer lugar, cuenta con una alta resistencia a la tracción, lo que significa que puede soportar grandes cargas sin deformarse ni romperse. Esta propiedad garantiza la estabilidad y seguridad de las estructuras de construcción.

Otra característica importante del acero corrugado es su ductilidad. Esto significa que puede ser doblado y moldeado fácilmente, permitiendo su adaptación a diferentes formas y diseños arquitectónicos. Además, esta maleabilidad facilita su manipulación durante el proceso de construcción.

La adherencia del acero corrugado con el concreto es otro aspecto destacado. Gracias a sus resaltes en la superficie, el acero corrugado se adhiere firmemente al hormigón, lo que evita el deslizamiento y garantiza una mayor seguridad estructural. Esta adherencia también ayuda a absorber los esfuerzos de tracción, evitando fisuras en el hormigón y aumentando la durabilidad de las construcciones.

Tipos de acero corrugado y sus usos

En la construcción, existen varios tipos de acero corrugado que se utilizan de acuerdo con las necesidades específicas de cada proyecto. Los más comunes son las varillas de acero corrugado, las cuales se utilizan para la construcción de estructuras de hormigón armado como muros, pilares y cubiertas. Estas ofrecen una excelente resistencia a la tracción y brindan el refuerzo necesario para garantizar la estabilidad y la seguridad de las edificaciones.

Otro tipo de acero corrugado ampliamente utilizado son los varillines, que son barras de acero laminadas en frío de diámetro más pequeño. Estas barras se emplean en aplicaciones más específicas, como la fabricación de elementos prefabricados, refuerzo de losas y vigas, y en la construcción de estructuras de menor envergadura.

Además de las varillas y los varillines, también está la malla electrosoldada, la cual se utiliza principalmente en la construcción de entrepisos y azoteas. Esta malla se compone de barras de acero corrugado que se encuentran unidas por soldaduras eléctricas, formando una estructura resistente y duradera.

Usos del acero corrugado en estructuras de hormigón armado:

  • Construcción de columnas y pilares
  • Refuerzo de muros y losas
  • Fabricación de elementos prefabricados
  • Construcción de puentes y estructuras de gran envergadura
  • Rehabilitación y refuerzo de estructuras existentes

En resumen, el acero corrugado se utiliza en diferentes formas y tamaños para adaptarse a los distintos usos en la construcción. Su alta resistencia, maleabilidad y adherencia con el hormigón lo convierten en un material imprescindible para garantizar la resistencia y durabilidad de las estructuras de hormigón armado.

Características técnicas del acero corrugado bajo normativas

  • Límite elástico: Establece la carga máxima que el acero puede soportar antes de deformarse permanentemente.
  • Carga unitaria de rotura: Indica la carga máxima que el acero puede soportar antes de romperse.
  • Alargamiento de rotura: Mide la capacidad del acero de deformarse antes de romperse.
  • Resistencia a la corrosión: Evalúa la capacidad del acero de resistir la acción del medio ambiente y la oxidación.

Al cumplir con estas características técnicas, el acero corrugado garantiza su resistencia, durabilidad y seguridad en la construcción de diversas estructuras de hormigón armado.

Lee también: ¿Qué son los materiales aislantes para construcción?

usos del acero corrugado

Ventajas del acero corrugado en la construcción

El uso de acero corrugado en la construcción brinda varias ventajas que lo convierten en un material altamente valorado en el sector. Una de las principales es su resistencia superior en comparación con el acero común. El acero corrugado tiene una mayor capacidad para estabilizar y reforzar las estructuras de hormigón armado, lo que garantiza la construcción de edificaciones más sólidas y duraderas.

Otra ventaja clave es la adherencia del acero corrugado con el hormigón. Los resaltes en la superficie de las barras de acero permiten una mejor unión entre el acero y el concreto, evitando deslizamientos y mejorando la capacidad de carga de la estructura. Esto es especialmente importante en elementos como pilares y vigas, que soportan cargas significativas.

La durabilidad del acero corrugado es otra de sus ventajas destacadas. Este material posee una alta resistencia a la corrosión, lo que garantiza su integridad estructural en condiciones adversas y prolonga su vida útil. Además, el acero corrugado es reutilizable, lo que contribuye a la sostenibilidad de la construcción al generar menos desperdicio y reducir la demanda de nuevos materiales.

Hasta acá llegamos con la información sobre «Acero corrugado» Esperamos que te haya sido útil. Recorda que en SEOSab, vas a encontrar más información sobre diversas temáticas. Siguenos en Redes sociales para enterarte de nuestras noticias desde aquí.